BoxCat

La esterilización ofrece beneficios tanto para ti como para tu amado compañero.

 

Esterilizar (o castrar) es el proceso por el cual el veterinario de tu gato lo deja estéril. Cuando los gatos macho son esterilizados se le llama castración. Cuando las hembras reciben el mismo tratamiento, se le llama esterilización (sin embargo, se pueden llamar ambos esterilización).
Es difícil aceptarlo, pero actualmente no hay hogares suficientes para gatos que necesiten ser adoptados. Al esterilizar a tu gato, ayudarás a reducir la sobrepoblación de esta comunidad felina. Y aún más importante, la castración y esterilización ayudan a tu gato a tener una vida más larga y sana.

Los beneficios de la castración y esterilización

Previene enfermedades:

Esterilizar a tu hembra joven antes de su primer celo, reduce en gran medida su riesgo de contraer cáncer cérvico y elimina el riesgo de cáncer de ovario. Debido a que remover los ovarios reduce los niveles de hormonas que favorecen el crecimiento de tumores cancerosos, la esterilización también reduce el riesgo de cáncer mamario en tu gata.

Recuerda que existen otras enfermedades resultantes del comportamiento natural de los gatos cuando se aparean. La leucemia felina y VIH felino son dos enfermedades que se diseminan por medio de mordidas de los gatos infectados hacia otros gatos (estas enfermedades son diferentes al VIH y leucemia en humanos y no pueden transmitirse de los gatos a las personas). Al reducir el afán de tu gato de pelear por una pareja o por el territorio, se reducen también las probabilidades de contraer estas enfermedades incurables por su contacto con otros gatos.

Reduce las peleas:

Los gatos macho no castrados tienen el impulso hormonal de buscar aparearse y defender su territorio de los intrusos. De modo que dos o más gatos macho en la misma casa puede significar problemas. Tienden a pelear sobre todo si hay alguna gata en celo en la cercanía. Al castrar a tus gatos, reduces sus instintos agresivos.

Reduce el riesgo de huir o escapar:

Cuando las gatas entran en celo, sus hormonas e instintos la impulsan a encontrar una pareja. Y si es tu único gato, tratará de escapar cada vez que se abre la puerta para encontrar pareja. Recuerda que los machos también tienen impulsos hormonales y de apareamiento, y tratará de escapar por la misma razón. Tanto los machos como las hembras están en riesgo en el exterior ya que son capaces de cruzar calles y avenidas para aparearse. Al esterilizar a tu gato, reducirás éstas ganas de salir y verás que se sienten felices de permanecer en ese lugar cómodo y seguro junto a ti en el sillón.

Una casa libre de malos olores:

Los machos rocían su orina en superficies verticales para marcar su territorio. Y mientras que el olor penetrante de la orina de un gato no castrado alerta a otros machos de que hay otro tipo cerca que ha reclamado esa zona como suya, le indica a las hembras que está esperando la oportunidad de aparearse. Un gato macho no castrado puede ser causa de problemas de olores y  la limpieza en tu hogar. Castrar a tu gato reduce o elimina el impulso de rociar, y en caso de que lo haga, el olor debe ser mucho más suave.

Las gatas también modifican sus fluidos corporales cuando están en celo. Estos fluidos contienen aromas que alertan a los machos de que hay una hembra fértil en la cercanía. Al esterilizar a tu gata, eliminas ese  problema.

¿Cuándo debe suceder?

El veterinario de tu gato te recomendará la edad óptima en que tu gato debe ser esterilizado. Por lo general, la mayoría de los veterinarios prefieren esterilizar un gato cerca de la edad en que alcanza la madurez sexual.

¿Qué esperar?

El procedimiento quirúrgico de esterilización se hace en el consultorio veterinario bajo el efecto de anestesia general, ya sea inyectable o inhalatoria, esta última es mucho mas segura. Tu veterinario te explicará y te dará instrucciones específicas para los cuidados pre y post operatorios. En el caso de los machos, se hace una pequeña incisión en los testículos y se retiran. Se cierra la incisión ya sea con suturas solubles o pegamento quirúrgico.
A las hembras se les hace una incisión más grande para retirar los ovarios y/o el útero. Debido a que se trata de una incisión más grande en la cavidad abdominal, por lo general se queda donde el veterinario durante la noche para observarla. Por lo general tu gata podrá ir a casa el día siguiente.
Algunos veterinarios colocan al gato un cono o collar isabelino, también existen bodys que ayudan al proceso post operatorio, evitando que se laman o rasquen la zona afectada. La mayoría de los gatos no necesitan alguna medicación o cuidados posteriores. Si tu veterinario pide ver a tu gato de nuevo después de la cirugía, cerciórate de llevarlo a tiempo.

¿Será diferente mi gato?

Probablemente no. Después de la esterilización, tu gato regresará a su antiguo estado juguetón muy pronto. Quédate tranquilo de que será el mismo gato que siempre has conocido y amado.

La alimentación post esterilización de los gatos:


Algunos gatos suben de peso más rápidamente después de ser esterilizados, por eso es importante que tu gatito se mantenga activo y se alimente correctamente.
Los beneficios de esterilizar a un gato superan cualquier desventaja. Sí, puede ser atemorizante traer a tu amada mascota para una cirugía, pero bien vale la pena si consideras el riesgo mayor de tener gatitos no deseados, que se escape o se meta en problemas con otros animales. Si no lo has hecho, habla con tu veterinario sobre esterilizar a tu gato.

Deja una respuesta

Imagen Newletter